Chica tomate una copica de algo en casa, ponte un disco y mañana será otro día

Mi mejor caradelibros

No sé por qué hay veces en las que la vida se empeña en que me pasen todas las cosas en el mismo día.

Y es que esto no hay estómago que lo resista.

Un día más que no he podido llamar al siguiente número de la lista para dejar a María Auxiliadora en su ruta vecinal. Estas señoras de mi barrio se van a pensar que me la quiero quedar en casa. Pero es que ya no son horas. Y sólo tengo un número fijo al que dirigirme y la única vez que llamé no había nadie en casa.

Finalmente he cambiado disco por lata de mejillones. Así. A bocajarro. Lo que me pedía el cuerpo.

Creo que esto me pasa por mi tamaño. Que es pequeño. Y no caben en el estómago tantas cosas.

Si yo sólo quiero beber una copa de cerveza, hacer emojis y ver al Broncano de vez en cuando. Porque no puedo tener gatos: me dan alergia.

Antes, también quería tener un novio.

Pero ya no.