Llegó Navidad

Este es uno de los momentos felices que me brinda este blog. Me encanta. Porque os puedo decir Feliz Navidad. Y eso que con la Navidad me pasa como el anuncio de Campofrío: la amodio.

Pero siempre prefiero hablar de Amor. Y por eso quiero desear unas cuantas cosas. Quiero desear Perdón, que seamos capaces de perdonar (por ejemplo los españoles a los catalanes y los catalanes a los españoles y los independentistas a los que no lo son y viceversa); y también quiero desear que si no se puede perdonar hoy pues ya se perdonará mañana, que hay cosas que nos duelen y que son difíciles de soportar, que no pasa nada por un poco de rencor, que luego se va pasando, conforme lo vamos procesando. Fuera martirizarnos por no saber perdonar, si no sabemos, pues ya aprenderemos. Y oigan, que no hace falta ser tan majos con todo el mundo (aunque a ser posible evitad el enfurruñamiento crónico que eso deja el cerebro frito y es muy incómodo de aguantar).

Y así viene el segundo deseo: Ser majísimos con nosotros mismos (así podremos serlo con los demás). Y que seamos imperfectos, que nos concedamos el error, que nos podamos equivocar sin que se acabe el mundo.

Deseo personas bonitas a vuestro alrededor, que nunca os falte alguien con quien compartir, que tengáis la dicha del que se sabe querido y la suerte de que os quieran. Deseo Amor del bueno.

Deseo cordura y convencimiento de que los cambios surgen de uno mismo, deseo dejar de culpar de todo al sistema y de que cada uno empecemos a aportar, lo que podamos, aunque sea una sonrisa por las mañanas que puede ser mucho. Deseo que desaparezcan los ombligos (que siempre digo lo mismo pero es que no salimos de ahí, del nuestro propio).

Deseo que no tengáis que acudir muy a menudo a la filosofía, al dichoso lo voy a tomar con filosofía, al dichoso esto es una prueba de crecimiento personal, a tomar las cosas con perspectiva. Deseo que os salgan muchas veces las cosas rodadas porque sí. Que las cosas vayan más veces como queréis que como no queréis, que sienta muy bien.

Deseo tregua para los que estáis enfermos, para los que estáis pasando un mal trago: que la Navidad os conceda una tregua y os permita disfrutar de vosotros y los vuestros.

Y Alegría, que nunca nos falte la alegría

Inmensa alegría para todos.

Y Amor.