Gabinete Caligari

La ausencia paulatina de tu interés por mí, la falta progresiva de tus ‘buenos días’, la elección egoísta de tu lejanía, fueron los que determinaron que no hiciera falta viajar a Macondo; bastaba besar tus labios para sentir… Cien años de Soledad.
Gabriel García Márquez

Sergio nos hizo este falso selfie Polaroid
Sergio nos hizo este falso selfie Polaroid

Estoy aburrida de la historia de Rosa y Ramón.
En realidad bastante. Bueno, más: soberanamente. Quiero darle fin desde hace ya un tiempo pero nunca encuentro el momento (como con todas las cosas no apetecibles).
Pretendía una historia de amor sin contemplaciones, pero conforme pasaba de la intro al desenlace…ví que era muy difícil hablar de esta calidad de amor en la historia de Rosa y Ramón. El universo de Rosa se me antoja más cercano, por mujer, porque tiene muchas cosas mías. Pero el de Ramón…cada vez se vuelve más hostil, no por hombre, sino por el personaje que representa.
Y no me apetecía hablar en esta historia del tipo de amor que parte del propio ombligo y llega hasta tres metros más allá de uno mismo. No me apetecía hablar de desprecio, ni de caprichos, ni de terrorismo emocional.
No.
Yo quería hablar del amor universal y por encima de todo. Pero en esta historia estaba abocado a desaparecer desde el principio. Y yo como como buena romántica me empeñé en construir amor.
La historia en realidad es bonita, tremenda. Rosa se enamoró, nunca sabré si fue porque vio a Ramón tan de cerca que nunca más pudo dejar de quererle. O porque era una historia tan difícil que la propia inercia le empujaba hacia adelante. Ramón estaba tan atormentado que sólo veía fantasmas donde no había más que una historia que no quiso continuar desde mucho tiempo antes de que acabase.
Rosa y Ramón han sido durante mucho tiempo dos personajes entrañables. Por muchas razones, y además porque son los responsables de este blog que me está dando tantas alegrías. Y porque los dos quisieron amarse, los dos son buena gente y los dos hicieron lo que pudieron.
Quizás esta historia continue en otro momento, pero solo quizás.
En estos días he cumplido 40 años y los he recibido con una extraña inmensa alegría. Me he hecho muchos regalos, pero sin duda, lo mejor que me he regalado ha sido este blog y dejar aquí el fin de esta historia me conmueve. Profundamente. Rosa, Ramón y tú que me estás leyendo.
Fin.

4 comentarios en “Gabinete Caligari

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s