Lo típico: un pueblo con mar, una noche, después de un concierto

Ten cuidado con lo que deseas…

El beso

Ella lo adoraba. Nunca pierde demasiado tiempo en temas musicales, pero con Ramón, se había tomado la molestia de leer algunas entrevistas, y hacer una pequeña búsqueda para saber que sí era él . Era él quien escribió aquellas letras que le habían hecho vibrar como ninguna. Una vez dijo que si le gustara lo seguiría a todas partes. Sin saber ni de lejos entonces que en unos meses sería así. Nunca pensó que podría gustarle. Le parecía un señor grande con pinta de pescador y voz desgarradora que escribía letras bonitas. Sin más.

Fue un viernes de finales de septiembre. Uno de esos días en los que hay que vencer la pereza para no quedarse en la cama con un libro al más puro estilo Elena Torralba. A pesar del frío y del día aburrido…decidieron ir al concierto. Había poca gente, lo vieron más delgado que la última vez. Fueron felices durante el tiempo que duró la música. Cuando te gusta este señor te gusta hasta cuando se equivoca.

Cuando terminó el concierto se quedaron tomando una copa. Rosa quiso comprar un disco y él se acercó. No fue como con el Príncipe, Ramón es encantador, de hecho: ella se quedó encantada. Le dió la tarjeta que había preparado y la devolución fue enorme. Tan grande como él. Sin saber cómo se encontró con aquel señor de las canciones románticas contándole su última historia de amor. Rosa siempre ha tenido debilidad por el corazón y los afectos, y el relato de ese hombre superaba cualquiera de sus propios temas. Debió de ser tremendo, incluso contó que se fue a vivir a otra ciudad para estar lejos de ella. A Lisboa, por ese tiempo vivía en Lisboa.

Hablaron sin parar, se convirtieron en confidentes. Siguieron hablando. Cantaron, bailaron, bebieron, rieron. Incluso cayó alguna foto. Hasta que él la besó. Todo se volvió ternura alrededor. Y se fueron juntos, de la mano, como dos enamorados.

Eran los días de Brenda: “Cuando alguien llegue a tu vida dale la bienvenida. Y cuando se vaya déjale marchar”

Ellos estaban de bienvenida.

Dicen que cuando él la vio

por primera vez

sonaba esta canción

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s