Poema de verano

Dijo: “Tienes el pelo ensortijado”

Y no sabéis, lo contenta que se me ha puesto la melena desde entonces

Contenta que peta

De mírame y no me toques

Que qué es eso de usar la plancha me dice

Que con la pandemia que hemos llevado, que ya la plancharé cuando pase el verano

Así que, nada

Este verano va a ser: de melena ensortijada

🌺

Olvidé la letra de mi canción favorita

No lo son. Pero parecen cunas tétricas de orfanato del Este.

También yo estoy un poco tétrica. Como esas cunas viejas que se usan de carrito en mi nuevo lugar de trabajo.

Representan bastante bien mi nueva etapa laboral.

Cogí dos semanas de vacaciones para descansar pero necesitaría ahora mismo toda la vida.

Me he vuelto oscura. Pero es lo que toca. No puedo estar de otra manera. Y ya os lo digo: estoy harta, hartísima del “se feliz”, “respíralo”, “disfruta”, “tómalo con filosofía”, “tienes que ser positiva” y toda esa serie de chorradas. Ahora mismo no me sirven.

El martes noche nos juntamos por San Juan. Quemamos unas cosas y pedimos otras. Yo apoyé la causa. Pero la verdad, con todos mis respetos San Juan. Me la sopla todo esto. Qué vamos a pedir? Que no venga más coronavirus? Pues ayer seis ingresados había en San Jorge. Quizás me iría bien pedir que se suavizara mi mala leche. Pero la necesito para la supervivencia. Que soy pequeña y parezco floja.

La letra que olvidé es la de la versión de Joe Crepúsculo que colgó el otro día Alberto. Claro, es que dice, “no sé si es amor, pero lo parece“

Yo lo tengo claro: sí es amor. Como la Montaña Roja. Al igual que los lugares: algunas personas te atrapan y otras no.

Y ahora va la despedida

Ana Influencer E.

  • esta carta la escribí el lunes 8 de junio, al día siguiente Pau Donés murió, nunca he sido muy fan de Jarabe de Palo, puse esa canción porque cuando la escuché me recordó lo importante que es la gente que nos quiere de verdad, ha sido todo mera casualidad, ahora que lo pienso casi como conocernos nosotros, maravillosas casualidades del destino. Sentí de verdad su muerte y creo que le salió una canción muy buena.

Queridos amigos

Carta Punto y final

Mira que hemos sufrido estos tres meses y pese a todo estoy segura de que siempre recordaremos que durante dos meses y pico nos escribimos a diario, con lo que nos ha gustado siempre el correo postal, hasta nos entrará morriña de estos tiempos que estábamos obligatoriamente separados y tan cerca a la vez.

La conclusión a la que he llegado es que teniendo Salud y la vida medianamente cubierta no hace falta tanto para ser feliz. He sido feliz en mi casa, lo reconozco. No os negaré que me he brotado en alguna ocasión, especialmente los días de mil muertos diarios, los respingo cada vez que me llegaba algo de mi trabajo o cuando mis amigas me contaban como lloraban por el suyo en el hospital, pero ahí estaba Julia para hacerme ver que todo vale la pena.

Dentro de unos años espero que a las palabras mascarilla, hidrogel, renta básica, desescalada, aplauso, curva, ERTE, sanidad pública, cacerolada, Libertad, fase, las pongamos en su contexto, no en este que nos ha caído. A. Tiene ocho años y pensaba que El Doctor Simón y Salvador Illa eran dos superhéroes que venían a salvarnos, se quedó muy chasqueada Cuando supo que son seres reales, espero que la historia les reconozca el mérito.

También debemos tener claro que si la especie humana se extingue el planeta se regenerará rápidamente y será un lugar precioso. Mi padre dice que hace años que no llovía tanto, por la montaña dicen que se nota que no pasan tantos aviones, han vuelto las estaciones.

Para terminar os dedico la letra de la canción de Jarabe de Palo que ha sacado este confinamiento, cuando la escuché me acorde de las personas que más quiero, si lo lees y te das por aludido, ya sabrás que tú seguramente, serás uno de ellos

Eso que tú me das
Es mucho más de lo que pido
Todo lo que me das
Es lo que ahora necesito
Eso que tú me das
No creo lo tenga merecido
Por todo lo que me das
Te estaré siempre agradecido
Así que gracias por estar
Por tu amistad y tu compañía
Eres lo, lo mejor que me ha dado la vida
Por todo lo que recibí
Estar aquí vale la pena
Gracias a ti seguí
Remando contra la marea
Por todo lo que recibí
Ahora sé que no estoy solo
Ahora te tengo a ti
Amigo mío, mi tesoro
Así que gracias por estar
Por tu amistad y tu compañía
Eres lo, lo mejor que me ha dado la vida
Todo te lo voy a dar
Por tu calidad, por tu alegría
Me ayudaste a remontar
A superarme día a día
Todo te lo voy a dar
Fuiste mi mejor medicina
Todo te lo daré
Sea lo que sea lo que pidas
Y eso que tú me das
Es mucho más
Es mucho más
De lo que nunca te he pedido
Todo lo que me das
Es mucho mas
Es mucho más
De lo que nunca he merecido
Eso que tú me das
Eso que tú me das

Cuidaros y como digo con la gente con la que nos queremos de verdad, siempre juntetes.

La vida es una tómbola

Ojal_a.

A vosotros/as que nos habéis leído, como os habéis dado cuenta las últimas dos semanas nuestros intercambios cyber postales han ido perdiendo fuelle. Han sido catorce semanas en los que hemos intentado publicar todos los días, para comunicar, para aclararnos, para protestar, para intentar entender lo que estaba pasando, para hacer el chorras, para buscar apoyo, para hacer algo… una obligación autoimpuesta, que nos ha ayudado a tener una rutina en unos días raros con los que no sabíamos muy bien cómo lidiar. Tengo un cuaderno en la mesilla (mentira, no tengo mesilla), dónde he ido anotando cosas que haría cuando terminará todo esto (comprar barniz, licor Benedictine, buscar los planos de la casa de mis padres, meter un tercer pez en el acuario, hacer un curso de cruceta…) y las cosas que creo haber aprendido. Esta lista la tengo todavía work in progress, espero publicarla en unos días, pero os puedo decir que la encabeza una frase del pedagogo brasileño Paulo Freire Nadie se salva solo, nadie salva a nadie, todos nos salvamos en comunidad“. Gracias pues a vosotros/as que nos habeis leido, comentado, enviado algún Whatsapp… por hacer comunidad. Hasta la próxima ¿pandemia?.

De entretiempo

Campo, 7 de junio de 2020

Equipo Maravilla

Antes de que empezara esto creía que tenía el aspecto de una persona de 30 años. Ahora me miro al espejo y me veo ajada y cansada, estos meses me han cambiado, ahora sólo soy capaz de verme el espejo, no sé cómo estoy por dentro. Por fuera, puedo pasar perfectamente por una señora joven de 50 años. Tengo más arrugas en los ojos, en la frente, en las comisuras de los labios.

Por dentro, empiezo a ser consciente de que me han caído muchos años encima, mucho miedo, mucha preocupación, mucha fatiga acumulados. Cuando lo estaba viviendo, lloraba mucho si, hablaba y escribía.

También trabajaba. Hasta ahora las crisis siempre me han pillado trabajando.

Llegaba a mi casa donde intenté construir un lugar seguro bien abundante de lejía. Y quería que nada de esto hubiera pasado y poder quedarme en casa todos los días.

Ha sido todo una dualidad. Porque si, he sido feliz. Me he sentido muy querida y acompañada. Os he tenido conmigo siempre. Vuestra música, vuestras series, vuestras fotos, vídeos, llamadas, mensajes, postres, croquetas, infusiones, flores.

Estas cartas, han sido mi verdadero salvoconducto en esta pandemia. Ha sido emocionante, divertido y muy placentero, leer y editar las entradas de Ana Influencer E. y leer y rebloguear las de La vida es una tómbola.

Se han quedado muchas cosas en el tintero. Otras no las he contado porque todavía no las sé. Ya las sabré algún día. También he callado, y he adornado. Lo de siempre.

Gracias Alberto y Ana. Gracias a todos los que habéis colaborado con nosotros. Gracias amigos lectores.

No me faltéis nunca.

PD. Mis tías me han enseñado que se puede abrazar a pesar del Covid

El hombre que me hizo feliz

Y así es como pude volver a casa. Verles a ellos y a perrete también.

No es un mesías pero lo parece.

Sabía que me iba a llamar. Porque así lo dijo. Esperaba esa llamada desde las seis de la tarde. Llegó tres horas después. Los resultados no habían llegado antes.

Entonces es cuando me enteré.

Me enteré de que hay un hombre trabajando todas las horas del día para que estemos bien. Para que sepamos que estamos bien. Fuera de su jornada laboral. De manera desinteresada. Porque sabe que lo necesitamos.

Recordé que la vida es más bonita cuando te cruzas con personas que lo son. Necesitamos bálsamos para paliar esto que hemos pasado, y toda la crispación que ha generado. Necesitamos que haya gente que haga que las cosas sean de otra manera. Que haga posible un mundo mejor. Que nos diga que somos importantes.

Dar las gracias se queda pequeño ante semejante gesto hacia los demás.

Les llevé cruasanes de mascarpone y frambuesa.

Le habría llevado una casita en la playa. Con porche y hamaca bajo una palmera.

Le habría llevado la brisa y el mar.

🌺

Canto yo y la montaña baila. Irene Solà

la vida es una tómbola

cantoyoSí, sí, sí. Que alegría, hace mucho que no encadenaba dos lecturas que me gustasen mucho y gracias a esta… se me ha olvidado hasta quejarme de los coletazos del confinamiento. Llego tarde, como a casi todo, y a poco que sigáis la actualidad editorial sabréis que le han dado unos cuantos premios, el último el  de Literatura de la Unión Europea. Pero no os dejéis llevar por los prejuicios y sí por las voces que surgen de sus montañas.

Las historias de la tradición oral sobrevuelan el texto, fábulas de seres mitológicos, algo de historia reciente, realismo mágico espolvoreado sobre varios planos temporales, el dolor, la amistad, cosas de las que nadie habla pero todo el mundo sabe y una presencia abrumadora de la muerte. Las muertes. Un texto que fluye como un torrente polifónico encajonado entre rocas y vegetación por la abrupta ladera de una montaña. Un…

Ver la entrada original 131 palabras más

El día de hoy

Pues yo estoy de vacaciones. Voy a volver a mi anterior normalidad porque me han dicho que se reactivan las oposiciones. Válgame. Así que voy a disfrutar una semana de vacaciones y la segunda la usaré para mentalizarme hacia el estudio. Luego trabajaré. Y vuelta a empezar con todo.

Estoy esperando una llamada que me diga si mañana puedo ir a Campo o no. Hasta soñar he hecho con ese momento.

Y así pasa la tarde.

Ya tengo dudas de si seguimos en estado de alarma.

Hoy en día

la vida es una tómbola

Hoy ya no se entra en el bus urbano por la puerta central, el tranvía ya no es doble, ya no he tenido ganas de venir al trabajo por la mañana, ya ni recordaba que tengo de compañera a una tránsfuga de toda aquella movida del GIL en Ceuta. Al llegar al trabajo he visto que el de registro no llevaba mascarilla y entonces todo ha tendio sentido. Ese señor la llevaba 10 días antes de que nos enviaran a todos a casa. No sé si todo ha terminado, pero desde luego ha sido un ensayo general post-pandemia. Hoy hacía fresco por la mañana y luego chicharrina. Igual me resfrío. Con lo poco que me gusta ponerme malo en estas fechas (continuará).

Ver la entrada original

Libertad

Esto también es libertad.

Libertad no sólo es un señor con un palo de golf golpeando una señal ( que sí, que no era un palo de golf). La libertad es de todos, como la bandera. Nadie debería apropiarse de ellas.

Libertad es elegir a qué personas quieres y a quienes no bajo los criterios que cada cual considere pertinentes.

Libertad es decirme por teléfono que me creo con supremacía moral por escribir lo que escribo y que pienso que los sanitarios son los únicos que han trabajado en esta pandemia. Tienes la libertad de decirlo aunque sabemos que no es verdad (lo segundo, con lo primero a veces tengo tanta determinación que me da complejo de superioridad)

Libertad es decidir poner por encima de todo las ideas políticas en lugar de a las personas.

Somos libres de hacer y deshacer a nuestro antojo siempre que no violemos los derechos de los demás, que también son libres.

La libertad a veces duele. Que te llame una persona querida para decirte que no le ha importado si vives o mueres durante estos días de pandemia porque le ha molestado lo que escribes duele. Pero eres libre de hacerlo, claro.

Tengo la suerte de tener amigos y familia de todos los colores políticos. Tengo la mala suerte de estar en un país donde los políticos han trasladado el plató de Sálvame al Congreso. Y así al resto de la ciudadanía.

Siempre me han importado más las personas que la política. Siempre me ha gustado conocer problemas y puntos de vista diferentes a los míos. Y gracias a Dios desde que nací, tengo la libertad de expresar mi opinión y así lo hago.

Hola!

Ya veis con qué vengo hoy. Pero tengo esta espinita desde hace dos días y he querido quitármela.

Si, ayer me compré una joya casi sin querer. Tenía planeado regalarme una por la oposición, pero como no ha sucedido, ayer me topé con un reloj precioso y me lo regalé.

Estela Garro ha hecho unas camisetas preciosas con la palabra Libertad.

Yo sigo despistada con las fases. Pero ya estamos todos en la calle de una manera u otra. Qué fácil nos olvidamos de los días de atrás. De vez en cuando, con esta nueva normalidad, tengo flashes de realidad que me recuerdan que estamos en plena distopía.

Volvería a escribir estas cartas una y mil veces. Porque junto a vosotros han sido uno de los motores que me han ayudado a seguir adelante todos estos días.

Y sí. Os quiero. Tal y como sois.

❤️

Carta 2 de la fase 3. Ana Influencer E.

Carta 2 fase 3

Esta última semana ha sido rara, he tenido una flojera dos días que no podía con mi alma. Mi madre me dijo que debía ser un bajón de tensión así que ahora bebo coca colas y más cafés, parece que vuelvo a mi ser. Sergio me recordó que es Primavera y todos los años me pasa lo mismo con la astenia primaveral. Este año no sé si es Primavera en El Corte Inglés.

Yo tampoco me acuerdo de Los horarios de la fase 0 o de la fase 1, solo echo de menos la vida ordenada de entonces, ya corremos otra vez y se nos hace tardísimo en la calle.

Nos han hecho la presentación on line del instituto para Julia. Como haya rebrote y no puedan ir a clase va a ser un jaleo. Van a hacer una formación a principios de curso para padres e hijos por si se diera el caso, tener todas las herramientas para trabajar desde casa.

Mañana a las 9.30 tengo un zoom con toda la empresa, nos han escrito los CEOS así que será importante.
Glups.

He mirado mi actividad en el móvil. Hubo un día en el confinamiento que di 29 pasos, espero que fuera con el móvil en la mano y diera alguno más, sino no me extraña que ahora esté hecha polvo. Ya puedo entrenar, el sábado que viene queremos ir a Ordesa, nunca en la vida lo volveremos a ver sin gente.

Cuidaros.